El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Profesor Ciprés el Dom Mar 15, 2015 12:51 pm


Entrenadores de todo el mundo han recibido la consola y las instrucciones pertinentes para accesar a Non Terrae, un mundo virtual que lleva los juegos de video al siguiente nivel.


Instrucciones:

-Deben postear todos en este tema, roleando cómo obtienen la consola y el juego. El nivel 1 de Non Terrae está dividido en cuatro sectores: Zona Volcánica, Ruinas Antiguas, Tundra congelada y Selva Tropical. Deberán elegir a uno de sus pokémon y seleccionar el grupo de habilidades que tendrá para poder superar los obstáculos del juego. Cada vez que se complete una ronda de posts o pasen 24 horas, el Profesor Ciprés posteará controlando a los NPC del juego.
-Durante el juego los pokémon seleccionados los ayudaran como sus guías dentro de Non Terrae.

Entrenadores, ¿están listos para superar los peligros de este nuevo mundo? Los estamos esperando.

_________________
I am Augustine Ciprés

Welcome to the world of Pokémon!
Mensajes : 2966
Fecha de inscripción : 25/11/2014
Ver perfil de usuario http://pokemon-road.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Lucky el Mar Mar 17, 2015 8:44 am


El rugir de un rayo interrumpió mi sueño. Me levanté de un salto con la respiración agitada, el cuerpo bañado en sudor y sosteniendo con fuerza una guadaña de combate. Miré a mi derecha y noté que Wingull estaba parado a mi lado, preocupado. La lluvia sonaba fuerte en las costas de Gail, y el agua caía cual cascada por el hoyo en el techo de la cueva, golpeando constantemente la superficie de una laguna subterránea debajo del mismo.
Volví a mirar al Pokemon volador, y éste empezó a emitir fuertes sonidos ahora que yo me había despertado. Le hice una señal para que dejara de gritar.

- Dime qué pasa - le dije. Wingull miró a la entrada de la cueva. Trastornado, recordé que este Pokemon debía reemplazar a Aerodactyl con la vigilancia aérea si llovía. Si estaba a mi lado sólo podía significar una cosa - Quédate aquí - le ordené.

Me paré, con los pantalones puestos pero el torso desnudo, con armas en mis manos. Wingull se posó en mi hombro. Rápidamente intenté recordar quién más debería estar afuera, y pensé en Yasu, mi Golbat, resultándome extraño que no hubiese entrado él también. Toxicroak dormía plácidamente a orillas de la laguna subterránea, mientras que algunos Pokemon se habían ya despertado por el alboroto. Me paré frente a la entrada de la cueva y les hice una señal para que se ocultaran.
Entonces un hombre apareció. Vestía una chaqueta oscura, sombrero bombín y gafas de sol. Tenía las manos en los bolsillos de su abrigo, y se acercaba lentamente a mí. Guadañas en mano, me paré firme y miré a su alrededor. Estaba solo.

- No sé qué estés haciendo aquí - dije en voz alta; entonces sonreí al ver que mi equipo ya se había puesto en acción - pero estás en el lugar equivocado.

Lee, mi Ariados, bajó del techo colgado de una telaraña tapando la entrada, mientras que Hitmonlee y Scyther se paraban justo debajo suyo, sin intenciones de dejar que el intruso escapara. Weezing se encontraba encima de él, esperando mi orden para atacar. Lo mismo hacían todos mis Pokemon que, desde la oscuridad, se preparaban para una batalla. Excepto Ken, mi Toxicroak. Él seguía durmiendo.

- He venido a darte algo - dijo el hombre, dando un paso hacia mí. Sin embargo, eso es todo lo que pudo avanzar, ya que Kecleon le cortó la marcha con un Lanzallamas de advertencia. El hombre se detuvo en seco. El fuego me permitió ver que llevaba una bufanda puesta, protegiendo su rostro.

- Ni un paso más - le advertí - Vas a decirme quién te envía y cómo supiste que estaba aquí.

El misterioso hombre puso entonces la mano dentro de la chaqueta. Sostuve mis armas con fuerza y me preparé para saltar, pero entonces noté que lo que sacaba era a Yasu, mi Golbat. Lo lanzó hacia mí, y estaba muy herido. Seguro envió a Wingull a darme el aviso mientras intentaba retener al intruso.

- ¡Maldito...! - dije, y Weezing liberó una nube de gases tóxicos sobre él. El intruso se quitó la bufanda y bajo ella llevaba una máscara de gas. Poochyena se lanzó con un ataque Mordisco hacia el oponente, pero sólo pudo alcanzar una muñequera de metal en su brazo. El hombre entonces se protegió con el mismo cuerpo del Pokemon tipo oscuridad de una patada de Hitmonlee. En pocos movimientos, esquivó y se defendió de los ataques de todos mis Pokemon, para finalmente mirarme, confiado. Sonreí al ver que la tierra se movía en los pies del sujeto. Demasiado tarde el intruso se dio cuenta, pues Aka, la Nidoran, saltó de la tierra con un gran poder. El enemigo la esquivó dando un paso atrás, pero entonces mi Toxicroak, apoyó una de sus agujas venenosas en la espalda del tipo  mientras que con la otra mano lo sostenía del cuello.- ¿En serio te crees capaz de hacerte el listo en nuestro hogar? Explícate, ¿quién te envía? ¿Mi madre? ¿Vienes a matarme?

El tipo se mantuvo callado. Lentamente levantó la mano para quitarse la máscara, pero Ken, el Toxicroak, lo detuvo. Yo le hice una seña al Pokemon para que lo dejara, y su rostro por fin fue revelado… no lo conocía.
- Mi nombre es Jérard Montoine. Sí, soy miembro de tu clan. Se me ha asignado la tarea de observarte desde que te fuiste y reportar tu avance – estreñí los dientes al escuchar estas palabras; qué estúpido pensar que me había escapado tan fácil – Las cabezas del clan son conscientes de que ser un asesino a sueldo no es lo que tú quieres. Que buscas ser un líder de gimnasio… y entienden tu decisión. Sin embargo, no pueden permitir que alguien que sepa tanto de nuestro clan viva mucho… ESPERA, ESPERA NO HE TERMINADO – Ken había apretado su aguijón tras esa amenaza. Le hice una señal con la mano para que se calmara y lo dejara hablar – Gracias – dijo el tal Jérard – Como decía, no pueden permitir que vayas libre por la vida sabiendo tanto del clan. Es por esto que se han puesto en contacto con la Asociación Pokemon. Como debes saber, hay una excelente relación entre ambas organizaciones, y tu padre se encargó personalmente de dejar algo claro: si algún día te conviertes en líder de gimnasio, entonces deberás firmar un contrato en el que te comprometes a no revelar información de tu antiguo clan a nadie, sin excepción. De lo contrario, tu puesto como líder de gimnasio será revocado sin previo aviso y se tomarán las medidas de castigo… necesarias.- Mientras el hombre hablaba, Yasu recuperaba la consciencia. No podía confiar en él aún, lo que decía podía ser una mentira – Sé lo que estás pensando – dijo de pronto – no debes estar creyendo una sola palabra de lo que digo. Pues bien, aquí tengo una carta sellada por tu padre que explica la situación.

El sujeto me entregó la carta. Tenía el sello del clan y la firma de mi padre, mi madre y mi abuelo, los cabecillas de la organización. En el papel explicaba todo lo que el hombre me dijo, y algo más. Leí con atención todo, fruncí el sueño y miré al sujeto con preocupación. Un rayo cayó cerca de la cueva, llenando todo de luz y rugiendo con poder. Todos mis Pokemon mantuvieron la calma: estaban acostumbrados. Entonces miré al tipo, serio, y le señalé la última parte de la carta.

- ¿Esto es en serio? – pregunté - ¿Un juego? ¿Por qué es tan importante un videojuego?

- No tengo idea – me contestó sinceramente – esto parece ser un proyecto secreto extremo. Yo soy tan sólo el mensajero, y he venido a decirte lo mismo que dice la carta: esta será tu última misión. Deberás entrar al juego y pasarlo. Conmigo llevo un casco y un dispositivo para introducir una Pokeball. Las reglas con sencillas: elijes un Pokemon que te acompañe, y tres que te otorgarán cualquiera de sus habilidades dentro del juego. Una vez entras, el Pokemon que esté contigo no puede ser cambiado. Deberás también elegir una de cuatro zonas en las que puedes empezar – el hombre se detuvo en seco, casi mordiéndose la lengua – eso es todo lo que sé.
Era obvio que sabía más, pero no valía la pena que intentara sacarle información: si lo enviaba mi abuelo, entonces moriría con lo que fuera que supiera. Miré a Ken y le asentí con la cabeza para que soltara al sujeto oscuro. El hombre entonces se acercó a mí, entregándome el casco y el dispositivo para la Pokeball. Fuimos hasta mi cama y apoyé todas las cosas.

- ¿Ahora qué? – pregunté. El hombre se acercó y apretó un botón en el aparato. Una voz electrónica de mujer sonó por sobre el sonido de la lluvia.

- Por favor, inserte la Pokeball con el Pokemon que le otorgará la primera habilidad – sabía lo que quería. Silbé y Lee, el Ariados, se acercó rápidamente.

- Amigo, préstame tus dedos, puede que los necesite en algún momento – dije. Entonces lo metí en su Pokeball e introduje la misma en el dispositivo. Una pantalla holográfica se me apareció con las distintas habilidades que un Ariados podría otorgar al jugador. Seleccioné la capacidad de moverse por paredes y techos con agilidad y sin problemas. Entonces un cartel me indicó que quitara la Pokeball e introdujera la siguiente. Esta vez llamé a Kecleon. Introduje su Pokeball y seleccioné su capacidad para hacerse invisible. Cuando la última habilidad debía ser seleccionada, lo pensé por un rato.
- ¿Cuál es el límite de las habilidades dentro de este juego? – pregunté. El hombre me miró confundido, no sabiendo cómo contestarme. – Bueno, no importa. Voy a asumir que el juego te otorga habilidades de los Pokemon dentro del juego. Sin embargo, es posible que si se elijo la habilidad adecuada, pueda influenciar o hacer cosas, no sólo con el mundo virtual, sino además con el juego en sí mismo. Así que… sí, mi decisión está clara. ¡Porygon! Ven acá, tú me otorgarás la última habilidad.

El Pokemon virtual se acercó hasta mí y se dejó introducir en la Pokeball. Yo seguí el mismo proceso que con los otros dos y seleccioné una habilidad muy sencilla pero útil si bien utilizada: cuerpo virtual. La interfaz volvió a pedirme que quitara la Pokeball del dispositivo y me pidió una confirmación de que las habilidades que yo quería eran las que había elegido.

- Sí – dije en voz alta.

- Muchas gracias – dijo la voz femenina electrónica – Por favor, inserte al Pokemon que lo acompañará en su viaje.- Observé a todos los presentes. Mi equipo entero se acercó: Lee el Ariados, Ken el Toxicroak, Yi el Weezing y Aka la Nidoran. Yasu, el Golbat, estaba aún herido y no pudo ponerse en pie. Me acerqué a él lentamente, con un rostro serio.

- Has fallado, Yasu – le dije – te dejaste vencer por un oponente cuando lo que debías hacer era evitar que llegara a este punto, no arriesgando tu vida, sino a través de la estrategia. Como ninjas, el enfrentamiento directo no es nuestro fuerte, sino la emboscada, la sorpresa, derrotar el enemigo de un golpe antes de que sepa que estamos ahí. Es por esto que… vas a venir conmigo. Esta es tu chance de mostrarme que sí estás hecho para ser un miembro de mi equipo – saqué su Pokeball y la apunté hacia él para que los absorbiera – No me falles.

Tras colocar la bola en el dispositivo, la voz femenina volvió a sonar.
- Pokemon Golbat seleccionado como acompañante. Escaneando habilidades… terminado. Por favor, seleccione una de las cuatro zonas del nivel 1 – entonces, en la pantalla holográfica, cuatro opciones se mostraron ante mí: Zona Volcánica, Ruinas Antiguas, Tundra Congelada y Selva Tropical. De cualquier forma en que lo pensara, estaba claro que el lugar donde hipotéticamente sería más sencillo avanzar para mí sería en las Ruinas Antiguas. Ni el clima ni los obstáculos dificultarían mi movimiento, pero tampoco quedaría totalmente expuesto si lograba escabullirme entre la arquitectura. La lluvia aflojó de pronto en el momento en que seleccioné esta opción.- Ruinas Antiguas seleccionadas. Bienvenido, jugador Lucky. Prepárese para la aventura, póngase cómodo y colóquese el casco de realidad virtual.

Antes de hacer nada de esto, volví a ver a los ojos al hombre que había traído el aparato.
- No sé a qué se debe todo esto, pero sigo sin confiar en ti. Me diste la prueba de mi clan, y voy a jugármelo por ello, pero cuando termine la misión no quiero que vuelvas a vigilarme. Si eso pasa, la venganza será terrible. ¿Entendido? – El hombre asintió con la cabeza.

- Entendido. De hecho, pensaba retirarme ahora mismo.

- Sí – dije cortante – Todos, sáquenlo de aquí y cuiden la puerta. Vigilen la zona día y noche y den la alarma a todos a la menor visión de enemigos. Lee, tú quedas a cargo. Los demás háganle caso, y protejan mi cuerpo con planes y estrategia, ¿entendido? – Toxicroak volvió a pinchar al intruso y lo sacó con fuerza de la cueva. Todos mis Pokemon se aseguraron de que se fuera. Mientras tanto, la Pokeball de Yasu ya estaba introducida y sólo quedaba que yo me pusiera el caso. Me recosté sobre la cama y acaricié a Lee en la cabeza.- No te preocupes – dije – estaré de vuelta antes de que se den cuenta y seremos libres. Por fin podremos tener nuestro gimnasio. Nada mal, ¿eh? – el Ariados me miró con decisión y fe. Confiaba en mí y yo confiaba en él. Podía dejar mi cuerpo inerte aquí, y sabría que nada me iba a pasar mientras mis Pokemon estuvieran vigilando.- Bueno – suspiré hondo antes de ponerme el casco – Allá vamos.

Introduje mi cabeza en el aparato, me acosté y todo se volvió oscuro.



avatar
Lucky
Entrenador
Entrenador
Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 22/02/2015
Edad : 24
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Arles Gevanni el Sáb Mar 21, 2015 1:18 am

Despertó muy temprano esa mañana, aunque no por elección propia. Un paquete muy extraño había llegado a su puerta. No tenía idea de quién lo había enviado hasta que leyó una nota que estaba adherida a la caja, ya que el mensajero había permanecido con la mirada escondida bajo la sombra de su gorra, siendo las únicas palabras que intercambió con Arles un: “firme aquí, en recibido”. Al parecer había sido seleccionado para probar un nuevo juego de realidad virtual tras haber ganado un concurso.-No recuerdo haberme inscrito en esto- Dijo de malhumor. Seguramente alguno de los tantos idiotas que conocía lo había inscrito como una broma.

Su Sylveon, que estaba jugueteando por la casa encontró el paquete en medio de la sala. Arles ni siquiera se había molestado en abrirlo para ver de qué se trataba, no porque no le interesara sino porque no figuraba en su lista de prioridades. Sylveon empujó el paquete hacia el joven, el cual se encontraba sentado junto a la ventana, leyendo un libro pequeño y escuchando música. Debido a la mirada curiosa que le dedicaba Sylveon, decidió echarle un vistazo al paquete: encontró un casco que parecía un visor sacado de una película de ciencia ficción.

Después de leer el breve instructivo Arles consiguió activarlo. La última indicación que aparecía en el manual era colocarse el casco. El muchacho se lo puso, sintiendo una extraña sensación en su cabeza. El visor se tiñó de negro y Arles se vio envuelto en una ausencia total de luz y sonido. Estuvo así por los dos minutos más desesperantes y lentos de su vida, siendo su única compañía una barra de carga que le indicaba el progreso del juego.

Una luz cegadora lo atontó. Poco a poco recuperó la visión. Se encontraba en medio de una zona repleta de templos y ruinas antiguas, aunque había un toque moderno: podía ver largas carreteras atravesando arcos y estructuras.

Aquello se veía demasiado real como para tratarse de un simple juego. Si en verdad se trataba de una realidad virtual, debía reconocer que estaba muy bien elaborada. Intentó quitarse el casco, sin éxito, ya que éste había desaparecido, aunque en su lugar se encontró con unas orejas élficas que habían reemplazado sus orejas humanas, y que estaba vestido como un guerrero medieval, armado con una espada, un escudo y una ocarina atada a su cinturón. Antes de poder dar un paso al frente una pantalla apareció, mostrándole una lista con muchos pokémon.-Elija a su pokémon acompañante de nuestra base de datos- recitó una voz masculina. Sin pensarlo demasiado, Arles eligió a Gallade como su compañero. Gallade se materializó a su lado, portando una capa que le confería un aspecto todavía más heroico. –Programe las habilidades de su pokémon- Una larga lista con habilidades especiales y efectos apareció en la pantalla holográfica. Cuando terminó de seleccionar los atributos perfectos para su pokémon pensó que si estaba atrapado ahí podría dar un paseo hasta que descubriera el modo de salir o muriera en el juego, lo que ocurriera primero.

-El juego comienza... vamos a terminar con esto pronto, Gallade-
avatar
Arles Gevanni
Entrenador
Entrenador
Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 30/11/2014
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Charlotte el Mar Mar 24, 2015 5:17 pm

Se había quedado en una ciudad por un determinado tiempo ya que buscaba algo intensamente, su hogar durante ese periodo fue el centro pokémon en el que amablemente le dejaban quedarse hasta que quisiera retirarse de Beal. Tenía un presentimiento extraño, se encontraba caminando por la calles en dirección a su hogar temporal junto con Chandelure que flotaba a su lado, estaba nublado, pensó que llovería por lo que se apresuró en llegar. Una vez ahí una de las enfermeras llamó su atención, se acercó tranquilamente al mostrador.

- Hola Charlotte, tengo un paquete para ti. - La enfermera le entregó el paquete, la exorcista lo vio, no tenía remitente, por lo que se quedó observando seriamente a la enfermera. Esta de inmediato captó la duda de la chica. - Llegó una persona muy misteriosa, no sabría decirte quién era exactamente. Así que ten mucho cuidado al abrirlo. - Sin lograr obtener una buena respuesta de parte de la señorita, Charlotte no tuvo más opción que tomar el paquete sin decir mucho más. - Muchas gracias. - Con una voz suave y un tono neutral, como siempre hablaba, respondió finalmente y se dirigió al cuarto en el que estaba hospedada. Chandelure, algo confundida, le siguió.

Una vez en la habitación la joven decidió leer primero la nota adjunta, como supuso no decía quién la envió, pero si justificaba el hecho de que tuviera ese paquete en las manos. Al parecer fue reconocida por sus habilidades de entrenadora al ser vista en el único torneo en el que había participado, a pesar de haber perdido, razón por la cual fue escogida para probar un videojuego. Se quedó algo pensativa al ver el casco de realidad virtual, no se imaginó realmente qué tendría que ver un juego con el hecho de que entrenara pokémon, sin embargo decidió seguir su presentimiento. Antes de ponerse el casco guardó a Chandelure en su pokéball, cosa que nunca había hecho.

- Recuerdo haber probado un juego antes, pero este se ve más interesante, tal vez valga la pena. - Después de todo, la joven no hacía cosas que no le llamaran profundamente la atención, debía admitir que su vida había mejorado desde que tomó la decisión de salir a la aventura en lugar de quedarse en su casa. Se colocó el casco, tan pronto como abrió los ojos teniéndolo puesto pudo ver la pantalla de realidad virtual. Antes que nada, el juego le indicaba que debía seleccionar una serie de habilidades y un pokémon acompañante. Su compañera era siempre Chandelure, por lo que no lo pensó dos veces, escogió las habilidades que consideraría útiles en cualquier o la mayoría de las situaciones y sin que se diera cuenta estaba en un lugar completamente desconocido, parecían unas ruinas. Observó a su alrededor, Chandelure estaba adentro con ella, probablemente tan confundida como cualquiera lo estaría en esa situación.

- No podemos salir de aquí... aún. - Sintió una brisa fresca en sus brazos, cosa que no era lógico ya que siempre llevaba un vestido que cubría estos mismos. Fue ahí cuando notó que ya no llevaba su típica vestimenta, sino un vestido de color violeta el cual llegaba un poco más arriba de sus rodillas por la parte delantera, atrás este se alargaba hasta llegar a sus tobillos, le acompañaban unos zapatos del mismo color de su vestido. Además, curiosamente poseía unas alas delicadas, casi transparentes, tenían la forma de una mariposa como la de su colgante el cual, por cierto, seguía en su cuello. Chandelure se quedó observando a su entrenadora impresionada, incluso estaba a punto de reía ya que sabía que Charlotte nunca se pondría algo así.

- De exorcista a hada, ¿no? - Inmediatamente dedujo que estaba en uno de esos juegos medievales en los cuales se debía escoger una clase, al parecer a ella no le dieron la opción de elegir.- Si soy un hada ¿por qué no cambié de tamaño?... No me digas que soy tan pequeña realmente que no fue necesario un cambio. - Ahí fue cuando Chandelure no aguantó más y tuvo que echarse a reír, la joven exorcista le lanzó una mirada fría con lo cual la pokémon fantasma decidió mantener silencio. Viendo que no le quedaba otra opción, Charlotte comenzó a explorar el lugar para ver qué encontraba, junto a su fiel compañera.

_________________


Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 22/12/2014
Localización : ¿Quién sabe?
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Profesor Ciprés el Vie Mar 27, 2015 11:50 pm

Una pantalla flotante apareció frente a cada uno de los jugadores, mostrando un mapa con rutas y puntos rojos que marcaban la ubicación de los otros jugadores. El nivel 1 de Non-Terrae había comenzado. Diferentes tipos de bestias salvajes habían sido liberadas en las ruinas, listas para atacar a los jugadores que merodeaban en los alrededores.

Una bestia similar a un sapo gigante de color negro apareció frente a Lucky, desplegando una lengua larga cubierta de pinchos de apariencia venenosa.

Mientras tanto, atravesando los cielos, una arpía de cabello púrpura y piel pálida descendió frente a Arles, amenazando al guerrero con sus afiladas garras.

Finalmente una criatura serpentina llamada basilisco salió desde un agujero en el suelo frente a la chica disfrazada de hada.


Rey Sapo
Habilidad especial: púas venenosas

Arpía Cazadora
Habilidad especial: garras destructoras

Basilisco de Bronce
Habilidad especial: resistencia

Instrucciones: tendrán que rolear un combate contra su monstruo asignado para superar el nivel 1. Deben ser tres rondas de posts para terminar el combate. Suerte ^^

_________________
I am Augustine Ciprés

Welcome to the world of Pokémon!
Mensajes : 2966
Fecha de inscripción : 25/11/2014
Ver perfil de usuario http://pokemon-road.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Lucky el Lun Mar 30, 2015 1:12 pm

EL REY SAPO
PRIMERA RONDA

Abrí los ojos lentamente para ser cegado por la luz del sol. Estaba acostado en lo que parecía una textura de entre rocas y césped. Lentamente incliné mi torso para comenzar a levantarme lentamente y, al estar parado, pude visualizar mejor el panorama. Estaba en medio de un círculo formado por columnas caídas, consumidas por el tiempo, la lluvia y las plantas. Estaba repleto de vida vegetal por todas partes, al punto en que no podía ver mucho más allá. Era como un enorme bosque de ruinas misteriosas. A mi lado noté que Yasu, mi Golbat, se despertaba también. Aleteó dos veces y llegó hasta mi hombro, donde se posó y me miró a los ojos, confundido. Yo tenía puesta ropa cómoda… extremadamente cómoda para el movimiento. Entonces mi cabeza empezó a tomar consciencia de lo que estaba pasando.
- Bien, Yasu - dije – veamos qué nos depara este juego.
Avanzamos lentamente entre las ruinas. Se escuchaban sonidos de Pokemon volador todo alrededor, pero ninguno estaba a la vista. No tardé en darme cuenta que las ruinas eran gigantescas, y que explorarlas de forma normal podría conllevar en mi completa pérdida de la orientación. Aunque de todos modos no había entrado por una puerta, así que no era tan grave…

Me detuve unos segundos para pensar en qué hacer primero. En teoría tendría que ¨terminar¨ el juego, lo que significaba que tenía que pasar una serie de obstáculos. Entonces recordé que había seleccionado una serie de habilidades antes de entrar. Habilidades que podría usar dentro del juego. Miré mi mano izquierda y Golbat hizo lo mismo. Recordé haber elegido la habilidad de poder pegarme a las paredes y techos como un Ariados. Apoyé entonces la palma de mi mano en la pared de lo que parecía una pequeña casa abandonada y destruida por el tiempo. Me concentré en el deseo de pegarme a la pared, y entonces lo sentí. Estaba completamente adherido a ella. Despegué entonces la mano y lo intenté un poco más arriba. Luego la otra, el pie, el otro pie… no me tomó mucho llegar hasta el techo de aquel pequeño edificio.
La sensación de usar una habilidad era extraña. No era como mover un brazo, que lo hacía automáticamente, sino más como darme la orden a mí mismo de usarla, y entonces la habilidad se daba. Casi como si yo fuera mi propio Pokemon… de cualquier forma, también intenté hacer lo mismo con la habilidad de hacerme invisible. Tan sólo deseé serlo, y lo fui. Yasu reaccionó en seguida, y sumado con el hecho de que yo mismo no podía verme, podía confirmar que había funcionado. Desactivé entonces el poder y pensé en mi tercer habilidad seleccionada… la de Porygon.
Estaba dentro de un juego. Si mi plan funcionaba, entonces tendría acceso a un montón de información del software que me daría una ventaja gigantesca. Si no, entonces sería como tener una habilidad menos... pero la decisión ya había sido tomada y sólo quedaba intentarlo. Me concentré entonces en tomar forma virtual. Cerré los ojos y, tras unos segundos, pude sentir toda la información fluyendo a mi alrededor. Todos los datos, la información de las construcciones, las plantas, sus condiciones, cómo se comportaban ante un rose o un ataque, cómo reaccionaba cada pedacito de cosa a mi alrededor. Mi visión se extendió cada vez más hasta que la enorme cantidad de datos fue demasiado grande. Me costó concentrarme en una sola cosa, pero al final mi mente pudo con todo. De pronto me vi a mí mismo en un mundo de números y pantallas. Vi entonces las otras zonas que no había elegido, pero no podía acceder a ellas. Me di cuenta en seguida que el juego había pensado ya en que alguien eligiera esta habilidad, y estaba todo calculado para que no me diera una ventaja demasiado grande…
En un mapa pude ver a otros dos jugadores. Sus nombres y sus Pokemon, pero nada más. Entonces también noté algo extraño: cerca de donde yo estaba, había un gran círculo en el mapa que decía "EVENTO". Curioso, decidí concentrarme para salir de la dimensión virtual donde estaba y regresar con Yasu a la dimensión del juego. Entonces allí aparecí. El Golbat se sorprendió bastante de verme, pues parecía que mi ¨cuerpo¨ también se va conmigo cuando viajo a la otra dimensión. Sin embargo, requería de más concentración de la que debía mantener para las otras dos habilidades, por lo que no podía utilizarla si tenía que estar moviéndome… de cualquier forma, ahora sabía a dónde tenía que ir.
- Yasu – le dije al Pokemon murciélago – usa Vuelo. Yo te diré a dónde vamos.

No tardamos en llegar al lugar del ¨evento¨. Era una especie de centro de un pueblo, donde una fuente seca y llena de vegetación era rodeada por varias casas en el mismo estado que ella. Golbat y yo bajamos, pero a penas mis pies tocaron el suelo pude oír un monstruoso grito bestial que venía de entre las casas junto con sonidos de grandes rocas siendo destruidas.
- Ahí viene – dije, y apenas terminé de hablar una criatura de unos tres metros de altura, con ojos amarillos y separados, con una piel oscura y babosa, y la apariencia parecida a la de un sapo demoníaco, saltó desde el cielo para caer y destrozar una de las casas que me rodeaba. La bestia me miraba, en todo su enorme tamaño, y de su boca salió a una velocidad abismal una lengua púrpura llena de púas. La lengua destruyó la fuente a su paso y pude esquivarla con un salto a penas por unos centímetros. Entonces la lengua volvió hacia la bestia y la misma comenzó una rápida carrera en mi dirección.
- Mierda – exclamé – Yasu, ¡usa Vuelo de inmediato! – ordené mientras me volvía invisible. El Pokemon volador se disparó verticalmente a una velocidad tremenda, quedando fuera del alcance del enemigo. En cuanto a mí, apenas me volví invisible fui corriendo a una de las casas. Tenía que pensar en una estrategia.
¨A ver, Lucky piensa¨, me decía a mí mismo. ¨Es un juego, nada más, pero es tu oportunidad para quitarte de encima al clan de una vez por todas. Piensa, ¿qué diantres haces con un enemigo enorme y rápido?¨; mientras pensaba podía escuchar cómo el sapo iba destruyendo todo a su alrededor, claramente buscándome. Me concentré entonces en la habilidad de Porygon y toqué la casa donde estaba. Pude entonces ver un mapa virtual de la zona donde me encontraba, y me di cuenta de algo: ya no podía salir de ella. Ni en la dimensión virtual ni en la del juego era yo capaz de salir de aquel centro de pueblo. Era una pelea de Jefe, y había barreras invisibles que me impedían ir más allá. Todo esto podía ver yo desde la casa donde estaba escondido gracias a la habilidad de Porygon de Cuerpo Virtual. Sin embargo, sí noté algo. Del otro lado de donde yo estaba, atravesando toda la plaza del pueblo, en una de las casas que aún no habían sido destruidas, se encontraba una katana. Parecía que mi Pokemon no sería el único en pelear entonces.

Salí de la casa lo más discretamente posible y comencé a correr. Entonces el sapo movió su cabeza de golpe hacia donde yo estaba. Mierda.
- ¡¡Yasu, ahora!! – grité con todas mis fuerzas. Tras el grito, mi invisibilidad se desactivó sola. Mientras corría también mantenía mi vista en el enemigo en caso de que tuviera que esquivar su lengua otra vez: no había nada con lo que pudiera cubrirme. Entonces, en el momento justo en que el sapo gigante sacaba su lengua, mi Golbat cayó del cielo a una velocidad destructora sobre la cabeza del oponente. Al sapo se le cerró la boca con la lengua a medio camino de mí. Noté además cómo el suelo bajo la misma se corroía. Por supuesto, las púas eran venenosas…
Sin embargo, a pesar del ataque, la criatura no se inmutó demasiado y dio un poderoso salto al cielo: pensaba caer sobre mí.
- ¡Yasu! – volví a gritar, y el Golbat pasó sobre mí lo más rápido que pudo. Yo me pegué a su pata con mi habilidad y, justo a tiempo, pude evitar que el monstruo me cayera encima.- Vuela en círculos alrededor del pueblo, por favor. Pasa cerca de todas las casas y, cuando yo te suelte, escóndete cuanto antes – le instruí a mi Pokemon. Entonces el Golbat comenzó a volar en círculos, y yo me hice invisible. El sapo comenzó a lanzar lengüetazos, pero mi Yasu era más rápido. Poco a poco todas las casas fueron recibiendo muchísimo daño y, cuando por fin pasamos por en frente a la que contenía el arma, me solté. Caí dentro de la misma, di una vuelta en el suelo y eché un apurado vistazo a mi alrededor. En una esquina de la habitación se encontraba un esqueleto y, a su lado, una hermosa y afilada katana junto a una nota. Tomé ambas cosas y leí rápidamente lo que decía el papel: "Aquí me defenderé por última vez contra ese monstruo, pero mi arma quedará para el próximo aventurero que deba enfrentarle. Que la use sólo aquel que luche con honor y justicia." No pude evitar reír por la ironía.

Ahora armado, y viendo que el sapo estaba buscándonos, busqué con la vista a Yasu, le hice una seña para que viniera y desactivé mi invisibilidad. Ahora que estaba armado, tenía un plan para terminar con aquella criatura.
- ¡Hey! – grité, tras lo que el monstruo volvió a girar su cabeza hacia mí. Sus amarillentos ojos en el negro cuerpo eran aterradores, pero no me dejé llevar por el miedo: había sido entrenado para convertirme en él, abrazarlo, y nunca temerle.- Espero que estés listo. La pelea comienza ahora.- Apreté la Katana con mis dos manos y me preparé para su ataque - ¡¡VAMOS!!
avatar
Lucky
Entrenador
Entrenador
Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 22/02/2015
Edad : 24
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Arles Gevanni el Mar Mar 31, 2015 7:30 pm

-Sabes Gallade, nunca imaginé que un juego de video podía ser tan aburrido. Hemos caminado durante veinte minutos y lo único que veo son ruinas- Anunció el joven, bastante molesto. Gallade tenía una expresión seria en su rostro, adaptando el papel del personaje serio. El joven desenvainó su espada al escuchar el grito de una mujer. El chico pensó que estaban atacando a una mujer, girando la cabeza en todas direcciones para buscarla. Gallade señaló hacia arriba, indicando a Arles que estaba buscando en el lugar equivocado. Una mujer alada con patas de ave y pechos descubiertos sobrevolaba la zona como un buitre.

-De acuerdo, supongo que está bien. ¿Cómo uso esto, Gallade? Eres mi guía, se supone que deberías enseñarme a usar una espada- Comentó, buscando las respuestas en su compañero pokémon. El as de la espada intercambió una mirada de compañerismo antes de bloquear uno de los golpes de la arpía, la cual se había lanzado en picada sobre ambos. Gallade había utilizado su habilidad de dureza para transformar su piel en una armadura resistente que impidió a la Arpía perforarlo y dañar a Arles.

El muchacho entendió que era hora de ponerse serios. Se colocó detrás de Gallade como si aquello fuera una batalla pokémon ordinaria. El pokémon guerrero se lanzó sobre la arpía y ésta se elevó rápidamente para evitar el golpe. El joven sabía que al ser una criatura alada la arpía buscaría refugio en el cielo, pensando que ahí estaría a salvo de todos los ataques. Gran error.

-Ataca con brillo mágico- Ordenó el joven, ordenando a Gallade que utilizara una de las habilidades especiales que había programado al acceder al juego. Los brazos del pokémon se encendieron con una llama mística, desprendiendo partículas de luz que flotaron rápidamente hacia la Arpía. La criatura intentó huir, pero el polvo de hadas siguió su trayectoria como un misil guiado por el calor.

El polvo de hada rodeó a la arpía, encerrándola en una burbuja de destellos que se extinguió en medio de una explosión de luz, causando que el objetivo perdiera la visión.-Ahora que está ciega será mucho más sencillo combatirla- Anunció Arles, bastante confiado en sus habilidades y en las de su pokémon.
avatar
Arles Gevanni
Entrenador
Entrenador
Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 30/11/2014
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Charlotte el Jue Abr 02, 2015 9:31 pm

Comenzó a caminar hasta que un mapa frente a ella la detuvo, cosa que no le molestó realmente ya que le ayudaba a ubicarse mejor a ella misma y a otros. Observó sin cambiar su expresión facial lo que le guiaría por el momento, Chandelure se acercó para ver con más detalle, parecía más nerviosa de lo que su dueña pudiera estar.

- No estamos solas en este juego.. debí suponerlo. - Comentó tranquilamente, a la vez que el mapa se cerraba. De repente logró escuchar un sonido fuerte, Chandelure comenzó a perder la serenidad que había tratado de mantener a pesar de sus nervios. Charlotte retrocedió unos pasos para observar en pocos segundos como una serpiente gigante salía desde el suelo, la chica no parecía impresionada, pero su pokémon sí. El basilisco rugió al verlas, como siempre, la exorcista ni se inmutaba, su pokémon no salía huyendo solo por la lealtad que le tenía a su entrenadora.

- No me refería a esto cuando dije que no estábamos solas. - Inmediatamente supo que debía moverse, correr no sería muy efectivo debido a que podría alcanzarla rápidamente. Recordó el par de alas que tenía, se concentró un momento hasta que pudo moverlas y desplazarse por el aire a su gusto. Chandelure le siguió, la chica debía ganar algo de tiempo para pensar en alguna forma de derrotar a tan imponente criatura. Se alzó lo suficiente como para que su enemigo no pudiera alcanzarla, considerando que no podría estar mucho tiempo así, entre más altura alcanzara, menos aire habría.

- Voy a marearla, mantente alejada. - Chandelure obedeció, a pesar de su preocupación, Charlotte se acercó al basilisco quien de inmediato se lanzó hacia ella. La joven exorcista voló lo más rápido que pudo haciendo maniobras en el aire, dirigiéndose hacia todas las direcciones que pudo, hasta que finalmente había logrado marear a la gran criatura, y no solo eso, se había enredado consigo misma, quién lo diría. Charlotte respiró de forma agitada al terminar y ver el resultado de su esfuerzo, por lo menos ahora sería más fácil atacarlo. No se dio cuenta que, a pesar de la confusión de la serpiente, esta se movió pasando a golpear a la chica con su cola. Charlotte cayó al suelo algo lastimada, su pokémon se le acercó rápidamente, por suerte el daño no había sido mucho.

_________________


Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 22/12/2014
Localización : ¿Quién sabe?
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Lucky el Sáb Abr 04, 2015 5:59 am

- Espera... - susurraba yo mientras la criatura se daba vuelta. Yasu estaba con las patas apoyadas en mis hombros, listo para una orden, mientras que yo permanecía totalmente rígido, apretando fuerte la katana con ambas manos - Espera... - el monstruo se preparó para lanzar otro lengüetazo - ¡Vuelo!
Golbat me elevó entonces lo suficiente como para no ser golpeado, y se disparó directo hacia nuestro oponente. A medida que pasábamos por encima de la lengua yo iba haciéndole profundos cortes con la espada en todo su recorrido. Sin embargo, llegó un punto en que aquella cosa fue más rápida que nosotros, y tuvimos que volar hacia arriba.
- Muy bien - dije, viendo abajo cómo la criatura se retorcía de dolor - Ahora usarás el último movimiento que aprendiste. ¡Poder secreto, ahora!
Golbat me soltó entonces para darse la vuelta y dispararse a toda velocidad hacia el enemigo. Mientras esto sucedía el monstruo hizo un movimiento de lengua y varias de sus púas salieron disparadas hacia nosotros. Yasu las esquivó con total facilidad, pero no fue tan fácil para mí. A pesar de bloquear gran parte de ellas con los brazos, no pude evitar recibir un par en la pierna izquierda y una en el torso. No eran heridas muy profundas, y como estaba acostumbrado a ser atacado con veneno no iba a hacerme daño letal, así que no me preocupaban para nada.
Entonces escuché un gran estruendo. Miré hacia abajo mientras caía: Yasu había golpeado con Poder secreto al monstruo, y el mismo estaba completamente inmobilizado. Golbat apareció entonces y amortiguó mi caída, ayudándome a aterrizar en la cabeza del sapo gigante. Lo observé sonriendo con una mirada victoriosa. No parecía tan fuerte así de quieto.
- Así es - dije - Poder secreto tiene un efecto secundario según el terreno, y estas ruinas junto al hecho de que fue un ataque desde el aire, potenciaron el efecto de parálisis. ¿Uno se siente impotente, verdad? - me agaché entonces y apoyé la mano en la cabeza del monstruo, concentrándome en convertirla en algo virtual. 
Efectivamente, la hundí en la criatura y comencé a ver un montón de información, pero antes de poder ordenarla recibí un puntazo de dolor.
- ¿Qué carajo...? - exclamé mientras me doblaba; sentía el cuerpo tiezo y comencé a tener espasmos. Esto era... ¿el veneno de las púas? Por supuesto, no podía creer cómo no lo había pensado. En la vida real podía ser inmune al veneno, pero esto era un juego y le haría el mismo daño a todos. Sin embargo, eso no sería lo peor que pasaría: el sapo gigante comenzó a moverse de nuevo. Intenté saltar desde su cabeza, pero me costaba moverme. La criatura me golpeó con su lengua nuevamente y pude sentir cómo las púas se hundían al costado de mi cuerpo antes de salir volando y estamparme contra lo que quedaba de una pared destruida.
- ¡Yasu! - grité, y el Golbat me tomó justo a tiempo para evitar un último lengüetazo fatal. A penas estuve en el aire me hice invisible y me dejé caer dentro de uno de aquellos hogares. Por su parte, Yasu hacía todo lo posible por distraer a nuestro oponente, pero éste estaba molesto y herido, y sólo me buscaba a mí. En un arrebato de ira, comenzó a saltarle encima a todas las casas cercanas... por suerte yo estaba del otro lado de aquella plazoleta.
- A ver... - me dije a mí mismo - ordena tus ideas.- De a poco sentía cómo mi cuerpo volvía a la normalidad. Estaba herido, muy herido, pero los efectos del veneno habían desaparecido con el tiempo, permitiéndome un movimiento total. Rápidamente fui hacia una pared, tomé una roca del suelo y comencé a escribir todo lo que había visto cuando leí la información virtual del monstruo, para luego ponerme a pensar en lo que había aprendido durante el combate.
Hasta entonces había demostrado tres formas de ataque: golpear con la lengua, saltar encima del enemigo y lanzar púas venenosas. Ahora que su lengua estaba totalmente herida, quizá no usaría el primero, pero los otros dos cubrían mucho terreno estratégico, sin mencionar que cabía la posibilidad de que tuviera otras formas de ataque. Otra cosa a tomar en cuenta era que la parálisis que Yasu podía causarle duraba sólo unos segundos, lo que podía fácilmente convertirse de una ventaja a  una desventaja en cuestión de un instante. Miré, invisible, por un agujero de la pared, y observé que el monstruo seguía destruyendo los edificios saltándoles encima, a diferencia de hacía un rato. También era notable que no estaba atacando a Yasu con su lengua. Era evidente que la había dejado incapacitada después del enorme daño recibido.
Salí de aquella casa y me paré en la entrada katana en mano. Tenía un plan para terminar con aquella cosa de una vez por todas, pues tras haberla tocado con el poder de Porygon ahora sabía muy bien dónde se encontraba su mayor punto débil.
avatar
Lucky
Entrenador
Entrenador
Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 22/02/2015
Edad : 24
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Arles Gevanni el Mar Abr 07, 2015 8:08 pm

El rubio se encontraba peleando contra su monstruo asignado por el juego. En realidad el que se estaba encargando de todo era Gallade, pero Arles hacía su parte dándole indicaciones a su pokémon. Era molesto tener que darle órdenes como en la vida real. Los que crearon el juego debieron de crear un control remoto para esas situaciones. El muchacho decidió contribuir en batalla, ya que comenzaba a darle algo de pereza quedarse mirando como un simple espectador. Se suponía que las ventajas de un videojuego de realidad virtual eran que nada te podía dañar.

-Deja de mirarme así Gallade, sabes que no fue mi intención...-

Arles tomó su espada y se atrevió a cortar una de las alas de la arpía, sin tomar en cuenta que la arpía podía tener otros trucos bajo la manga. Cuando le hizo el corte a la bruja con alas ésta comenzó a brillar y se dividió en tres entidades diferentes. Ahora tenía que lidiar con tres arpías revestidas con armadura. Genial.

Su Gallade le dedicó una mirada similar a la que él hacía cuando alguien torpe le echaba a perder los planes. Comenzaron a correr cuando se dieron cuenta de que no iban a poder vencer fácilmente a sus rivales.

Se escondieron en lo que parecía ser un templo griego. Se sentó por un momento para descansar. Era increíble que incluso en la realidad virtual sintiera resentimiento en su cuerpo real. Una de las paredes del templo cayó. Las mujeres aladas habían entrado en el templo, rompiendo el muro con un remolino de plumas. Arles salió de ese lugar junto con Gallade.

Mientras corrían sin rumbo, el joven divisó a una serpiente plateada gigante. Una hada madrina con un Chandelure estaba enfrentando a la criatura. Creyó que podrían ayudarla, así que le pidió a Gallade que saltara entre ella y el Basilisco. Él podía encargarse de las mujeres aladas utilizando su espada para espantarlas. Parecía ser un buen plan.
avatar
Arles Gevanni
Entrenador
Entrenador
Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 30/11/2014
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Charlotte el Miér Abr 08, 2015 10:32 pm

Se levantó de a poco, su Chandelure procuraba que su dueña pudiera mantenerse firmemente. Observó fríamente al basilisco que tenía en frente, debía aprovechar su mareo momentáneo para debilitarlo. La joven recordó rápidamente las habilidades que había elegido para el juego junto con los ataques de su Chandelure para tratar de decidirse por uno que fuera indicado en ese momento.

No pudo terminar de pensar, un Gallade se había puesto frente a ella de la nada, su pokémon se acercó un poco al tipo psíquico muy extrañada. Sin cambiar su expresión del rostro, Charlotte avanzó levemente hacia la derecha hasta lograr divisar a un chico con una espada y tres arpías que venían en camino.

- Entiendo... Chandelure, usaré Vozarrón. - La pokémon entendió rápidamente lo que quería su dueña que hiciera, se acercó definitivamente al Gallade para indicarle que cuidara de su audición. La exorcista se acercó al chico flotando a muy poca distancia del suelo, necesitaba advertirle. - Cubre tus oídos. - Una vez hecha su primera tarea, esperó a que el grupo de arpías estuviera lo suficientemente cerca de ellos, cerró sus ojos y cantó una sola nota utilizando una de las habilidades escogidas al principio, la potente voz de Lopunny. Potentes ondas sonoras recorrieron el lugar, un ruido lo suficientemente fuerte como para aturdir y hacer daño a los enemigos. Cuando Charlotte dejó de cantar, decidió aterrizar.

- Ahora deberían ser fáciles de derrotar. - Chandelure se acercó a su entrenadora una vez esta había terminado con su ataque, la pokémon de alguna forma se sentía más tranquila por lo que podía mostrar una amigable sonrisa en su rostro. Ahora solo quedaba dar el golpe final, algo fuerte que pudiera deshacerse por fin de los problemas que las criaturas les estaban ocasionando. Charlotte observó detenidamente al chico, inexpresiva como siempre y aunque la joven demostraba sus modales, pensó que sería mucho más adecuado presentarse después de terminar con la situación que estaban teniendo. Revisó brevemente su brazo izquierdo, había sido lastimado al ser golpeada anteriormente, no le importó.

_________________


Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 22/12/2014
Localización : ¿Quién sabe?
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Lucky el Vie Abr 10, 2015 12:13 pm

Visualicé un pedazo de escombro de medio metro de alto, y comencé a correr directo hacia él. El rey sapo volvió a girar su cabeza hacia mí y sacó la lengua dispuesto a disparar, pero yo seguí corriendo. No me detuve a pesar de que sus púas venenosas se clavaban en mi cuerpo. Sabía lo que se venía, ya que el monstruo ya no usaba su lengua como arma directa, sino sólo para disparar sus proyectiles.
- ¡Yasu, ven acá enseguida! - grité con todas mis fuerzas. Una vez pude posicionarme junto a los altos escombros me quedé completamente quieto y tomando la espada con ambas manos. Golbat llegó en seguida y se paró junto a mí.- Prepárate.
El sapo gigante saltó entonces unos veinte metros en el aire con la intención de caernos encima. Desde abajo pude ver que su vientre no tenía las duras escamas que rodeaban el resto de su cuerpo, tal y como leí en su programación. Mi plan original era agacharme y que el trozo de escombro evitara que la criatura me aplastara, clavando entonces la katana en su parte inferior. Sin embargo, ahora que se acercaba el momento me daba cuenta de que era probable que la roca se hiciera polvo bajo el peso y la fuerza de aquella cosa... mierda.
- Carajo... - pensé. Miré a un lado, miré al otro, arriba el sapo caía hacia nosotros, miré a Yasu - ¡¡Poder secreto!!
 
Un instante antes que el monstruo nos cayera encima, Yasu voló por los aires a una velocidad ya característica suya. Golpeó al monstruo en el vientre con un Poder Secreto de fuerza descomunal, lanzándolo de costado. La criatura cayó panza arriba, paralizada. Sabía que esto duraría por unos pocos segundos y que tenía que actuar rápido, pero sentí que el tiempo comenzó a correr extremadamente lento. Ejerciendo fuerza en mis piernas logré levantarme, mi pie izquierdo se apoyó en el suelo y me expulsó hacia arriba en un salto hacia el pedazo de escombro que se encontraba entre el monstruo y yo. Usé mi pie derecho para apoyarme en él y volver a saltar, más alto, con el arma entre las manos.
Caí sobre la bestia hundiendo la espada en la parte más blanda de su cuerpo. Sangre de color púrpura salpicó mi cara, pero continué. Hice todo lo posible por ignorar el dolor que el veneno ejercía en mí y seguí empujando. Entonces el monstruo recuperó el movimiento y dejó escapar un grito desgarrador y agudo. Sentí su saliva salpicando todo mi cuerpo, pero moví la katana de forma que el corte abarcara su cuerpo completo y, tras algunos segundos de gritos y pataleos, la criatura se detuvo en seco.
Esperé por algunos segundos hasta que estuve totalmente convencido de que había muerto. Retiré la espada de su cuerpo y la ensarté debajo de su cabeza. Ya saben… por si acaso. Yasu llegó entonces aleteando y se apoyó en mi hombro izquierdo. Ahora que lo veía de cerca me daba cuenta de lo herido que estaba él también.
- Excelente – le dije mientras lo acariciaba – lo hicimos bien. Descansemos un poco antes de continuar. Tenemos que… regenerar vida – Yasu levantó los ojos en señal de desaprobación ante tan mal chiste, pero asintió con la cabeza y se relajó en mi hombro. Fui rengueando entonces a una de las pocas casas que rodeaba aquella plazoleta y que no había sido destruida, procurando que Golbat eliminara cualquier huella o rastro que dejáramos yendo. Me desplomé en un oscuro rincón. Yasu dio dos aletazos y se relajó en una tabla de madera cerca del techo. A través de un diminuto agujero en la pared vi al monstruo, muerto. Normalmente esa clase de enemigos dejaba algún objeto o recompensa a quien lo asesina…

- Yasu… - dije, a lo que el Golbat suspiró – Ve y revisa si no hay algún objeto o algo cerca del sapo gigante. Cuidado que no te vea alguien, ve y vuelve, pero revisa bien. Yo te espero aquí.- De mala gana, Yasu fue hacia el cadáver de la criatura. Mientras lo esperaba, apoyé la mano en el suelo y me concentré para volver a tomar forma virtual. Después de algunos segundos de concentración, la casa desapareció y me vi rodeado de números y datos sobre el juego. Entre ellos pude ver la localización de los otros jugadores. Parecía que se habían encontrado, lo que podía significar una ventaja o una desventaja para mí, dependiendo de la situación. Parecía que estaban en una batalla no demasiado lejos… quizá los visitaría luego, pero no antes de esperar a que Yasu volviera y descansar al menos unos minutos.
avatar
Lucky
Entrenador
Entrenador
Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 22/02/2015
Edad : 24
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Arles Gevanni el Miér Abr 15, 2015 8:47 am

Lanzaba estocada tras estocada, lo cual lucía bastante cómico ya que Arles no lograba herir a sus oponentes. Parecía que las arpías se mofaban de él por su falta de habilidad con la espada. Seguía insistiendo en que los programadores debieron haber colocado una espada que atacara por sí sola. Escuchó ala advertencia de la joven que estaba vestida como hada. Arles asintió, cubriéndose los oídos sin saber muy bien lo que pretendía.

Con los oídos tapados Arles sintió que su cabeza era golpeada por el sonido de un altavoz gigantesco. Cuando el ataque utilizado por la chica finalizó, Arles notó que las arpías lucían totalmente perdidas, dando vueltas en el aire como si estuvieran por caer en cualquier momento. El chico aprovechó, la oportunidad, utilizando la espada para cortarles las alas y obligarlas a caer a la tierra.

Ya en el suelo, cuando estaba a punto de darles el golpe de gracia, Gallade detuvo al muchacho.-¿Qué sucede Gallade? No me digas que matar brujas con alas va en contra de tu código de caballero o algo así- Dijo Arles, pensando que su pokémon tendría alguna excusa moral para no destruir al enemigo.

Gallade negó con la cabeza, cortando a las arpías con las espadas de sus brazos una por una. Los enemigos destruidos se transformaban en pequeñas partículas de luz. Al parecer la batalla había terminado, aunque todavía quedaba la enorme serpiente que correspondía derrotar a la chica.

El muchacho se apartó un poco, manteniendo una distancia prudente mientras su Gallade atacaba al Basilisco con su movimiento de espadas. Definitivamente quería pagar el favor que debían a la chica vestida de hada.
avatar
Arles Gevanni
Entrenador
Entrenador
Mensajes : 469
Fecha de inscripción : 30/11/2014
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Charlotte el Miér Abr 15, 2015 2:50 pm

Gracias al Vozarrón que Charlotte había utilizado, los enemigos habían recibido algo de daño, además de quedar aturdidos por el sonido. La joven observó al chico que logró derrotar a las arpías estando estas más debilitadas, ahora solo quedaba vencer al basilisco, se mostraba muy fuerte resistiendo todo lo que le llegaba. Observó como Gallade atacaba a la gran serpiente, le agradecería más tarde, debía apresurarse antes de que la bestia gigante volviera a la normalidad y fuera más difícil de derrotar. Charlotte se acercó a su Chandelure, ella misma estaba algo débil como para realizar el movimiento más fuerte que tenía, por lo que necesitaba la ayuda de su pokémon. La fantasma le entendió inmediatamente, se colocó frente a ella preparándose para atacar mientras la exorcista colocaba una mano en su colgante, con la otra señaló a su enemigo.

- Invocación... ¡Carnaval de almas! - La mariposa del colgante de Charlotte comenzó a brillar en un tono violeta, los ojos de Chandelure se teñían de un brillante azul mientras tres filas de llamas fantasmales rodeaban a la pokémon de la exorcista. Estas giraron a su alrededor por un momento, luego todo el fuego fue dirigido hacia el basilisco, impactando rápidamente en él, dejando quemaduras y absorbiendo la energía que le quedaba. Una vez terminado el movimiento, Chandelure volvió a la normalidad, gracias al ataque y también a la ayuda de Gallade, la gran serpiente cayó rendida, desapareciendo del lugar. Una vez todo terminó, la chica se acercó a los desconocidos, mostrando una expresión tranquila y neutral. En cambio, Chandelure parecía contenta de encontrar a alguien más dentro de ese raro mundo al que se habían metido.

- Muchas gracias por su ayuda. ¿Se encuentran bien? - Preguntó educadamente, ella misma había sufrido algo de daño, pero no le importaba mucho, prefería atender a los demás. - Mi nombre es Charlotte, por cierto. - No olvidaba sus modales, Chandelure mostraba una amable sonrisa mientras su entrenadora se presentaba. La pokémon fantasma parecía más tranquila ahora que sabía que no estaban completamente solas.

_________________


Mensajes : 205
Fecha de inscripción : 22/12/2014
Localización : ¿Quién sabe?
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Evento comienza: Bienvenidos a Non Terrae

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.